Concepción recibe a Monseñor Bernardo Álvarez y Monseñor Oscar García como Obispos Auxiliares

Publicado por el

Noticias, Teología

Emotiva y solemne, la Ordenación Episcopal de los Obispos Auxiliares, Monseñor Bernardo Álvarez Tapia y Monseñor Oscar García Barretto, se celebró este sábado 30 de abril, con transmisión continua, organizada por la Iglesia de Concepción y la Universidad Católica de la Santísima Concepción, desde las 9:30 horas.

Fueron cerca de mil las personas que recibieron con aplausos y pañuelos blancos a los Obispos Auxiliares, en el Gimnasio de la UCSC. Entre ellos se encontraban miembros de las comunidades parroquiales, religiosos y religiosas, así como también los sacerdotes y diáconos de la Arquidiócesis. También se vivió con entusiasmo en el Facebook y YouTube de la Iglesia de Concepción, allí participaron más de 700 usuarios.

En el altar presidió la Ordenación Episcopal el Arzobispo de Concepción, Monseñor Fernando Chomali Garib, y concelebró el Nuncio Apostólico, Monseñor Alberto Ortega Martín. Además, acompañó el Cardenal Celestino Aós Braco, Arzobispo de Santiago y los obispos de la Conferencia Episcopal de Chile.

Previamente, en la Catedral de la Santísima Concepción se vivió la Profesión de Fe y Juramento de Fidelidad de ambos Obispos Auxiliares. Después de terminar la solemnidad, Monseñor Bernardo Álvarez agradecido y emocionado, expresó: “Dar gracias a Dios por la oportunidad que nos regala de poder realizar esta Profesión de Fe y Juramento de Fidelidad. Y por sobre todo significa para nosotros poder confesar la fe que confesaron los primeros apóstoles y hacernos parte de la tradición apostólica y en ese sentido disponernos en el nombre del Señor, por su envío, también a ser testigos de la resurrección y poder servir al Pueblo de Dios como testigos del Resucitado. Así que dar gracias a Dios por este primer acto que hemos realizado de nuestra ordenación”.

“Sin lugar a duda es un momento muy significativo, por gracia del Señor, porque es sólo Él el que guía nuestra vida, que nos conduce de forma extraordinaria”, fueron las palabras del Obispo Auxiliar, Monseñor Oscar García, respecto a vivir su Ordenación Episcopal junto a la comunidad y su nuevo rol eclesial.

En ese contexto, agradeció a Dios “porque nos ha llamado por medio de la Iglesia a este servicio del episcopado, a ser sucesor de los apóstoles, para acompañar al pueblo de Dios, así como de alguna manera lo ha ido haciendo, pero con mayor razón desde ahora con la misión que me toca como pastor. Es un regalo extraordinario, pero también es una responsabilidad enorme, porque sabemos que nosotros tenemos que ayudar, guiar e iluminar en la fe, en las verdaderas enseñanzas de la doctrina de nuestra fe y a la luz del magisterio de la Iglesia, poder acompañar de cerca a nuestro pueblo de Dios”.

En su homilía, Monseñor Fernando Chomali explicó que “son múltiples las tareas de un obispo, en el ámbito pastoral, el ámbito educacional y también en el ámbito prepolítico y preético, hablando sobre los grandes valores que animan al ser humano inspirado por la razón y por la fe”. Agregó que “ellos se han encontrado aquí para servir para servir a esta Iglesia y cada uno lo hará con su carisma. Tanta esperanza tengo en ambos”.

Además, el Arzobispo de Concepción pidió a la comunidad que los ayuden “a tener vida en abundancia, a ser discípulos y misioneros, no funcionarios. Los sacerdotes, los obispos no somos proveedores de servicios religiosos, tenemos un carisma entregado por Dios para acompañar y servir”.

Familiares muy emocionados

“Para nosotros es una felicidad tremenda, primero por él y segundo por poder estar acompañándolo, es una bendición para la familia y también para la comunidad donde él está. Espero que pueda ser un buen pastor para toda su comunidad, como lo ha sido para nosotros y también un protector para toda su familia”, expresó el sobrino de Monseñor Oscar García, Marcos Giombini. Sus hermanos, Gercy García Barretto y Carlos García Barretto también se encontraban conmovidos y muy emocionados frente a la ordenación, deseándole lo mejor desde este momento en que comenzó su camino episcopal y felices de vivirlo junto a él, ya que viajaron desde Uruguay algunos días atrás para entregarle su compañía.

Asimismo, la madre del Obispo Auxiliar Monseñor Bernardo Álvarez, Sara Tapia Chandía, relató con emoción su deseo de que Dios siempre cuide de su hijo: “Es impensado estar en esto, jamás lo pensé, porque Bernardo es de no buscar puestos entonces, nunca lo pensé, fue algo inesperado. Espero que Dios le dé mucha sabiduría, fortaleza y que me lo cuide mucho”. También con emoción Juan Bernardo Álvarez, padre del Obispo Auxiliar, dijo que “es un día maravilloso como padre, poder asistir a la Ordenación de mi hijo, me siento muy orgulloso de él, de mi esposa, de mis hijos y de toda mi familia. Le deseo la mejor de las bendiciones, que el Señor y la Virgen lo acompañen siempre en su caminar en el obispado. Me siento muy muy orgulloso, no hay palabras, me siento emocionado”.

Alegría en la comunidad

De la Pastoral Solidaria de Familias en Cristo de la Parroquia Santa Filomena de Cabrero, Isabel Tapia, habló del legado de Monseñor Bernardo: “Nuestra agrupación fue creada por el Padre Bernardo en 2016. Su Ordenación Episcopal es una emoción muy grande, como parroquia estamos todos felices, como pastoral igual, pues siempre hemos sentido que somos sus hijos porque crecimos bajo su alero (…) Es una alegría y podemos dar gracias al Señor de tener un nuevo pastor en nuestra Iglesia”.

La Hermana Rosa Agudelo, Directora Arquidiocesana de Concepción de las Obras Misionales Pontífices, quien forma parte de la comunidad de la Parroquia San José de Curanilahue, indicó que “es una alegría muy, pero muy grande para Curanilahue (…) Es una alegría que se ha esperado con mucha fe, con mucha esperanza. Y acompañar al Padre Bernardo y al Padre Oscar en su consagración episcopal ha sido algo muy grande, porque son dos hombres muy sencillos, muy cercanos y seguramente va a ser un hito muy importante para la Iglesia, desde la fe y desde la acogida. Se trata de hombres que Dios escogió como instrumento, Él sabe por qué”.

«Fui profesora jefe del Padre Bernardo (..) estuve cuando comenzó su misión pastoral, lo acompañé en la Catedral y hoy es un instante maravilloso», expresó Myriam Cabrera Burgos, Profesora Jefe y de Castellano del Padre Bernardo en el Liceo La Asunción, quien agradeció que se acordara de ella y la invitara a su ordenación.

Agradecimiento de los Obispos Auxiliares

Al momento de manifestar agradecimiento, Monseñor Bernardo Álvarez, quien asume como Vicario General del Arzobispado de la Santísima Concepción, señaló: “Damos gracias a Dios por el don de la vocación, que es Jesucristo. Acogemos la llamada del Señor que se manifiesta a través de su Santidad, el Papa Francisco. Hacer pastores con olor a oveja, ser pescadores de hombres que se meten mar adentro en medio de la civilización actual”.

En tanto, Monseñor Oscar García, quien asume como Vicario Episcopal de la zona de Arauco agradeció a sus familias: “Damos gracias a Dios por el don de nuestras familias. En ellas hemos descubierto el amor y el cariño incondicional, imagen del amor misericordioso de Dios. Ustedes nos han enseñado las primeras oraciones. Con su fe y amor hemos aprendido qué significa creer en Dios, y hacerlo vida en las pequeñas y grandes decisiones de nuestras vidas. Hemos podido transitar gracias a su fidelidad”.

Fuente: Iglesia de Concepción