Dr. Arnaldo Pangrazzi dictó conferencia sobre “Elaboración positiva del duelo”

Publicado por el

Noticias

La charla se llevó a cabo el miércoles 25 de mayo en la sala de conferencias de la UCSC

Ante la presencia de numeroso público, en su mayoría agentes de pastoral de la salud de la arquidiócesis, el Pbro. Dr. Arnaldo Pangrazzi M.I,  académico del Instituto Internacional de Teología Pastoral Sanitaria Camilianum, Roma, dictó la charla “Elaboración positiva del duelo” en la sala de conferencias de la UCSC. La actividad fue organizada por el Instituto Superior de Bioética de la Universidad junto al Departamento de Pastoral de la Salud del Arzobispado de la Santísima Concepción (25.05.2011).

La presentación estuvo a cargo del director del Instituto Superior de Bioética, Dr. Cristian Vargas Manríquez, quien presentó al invitado y luego cedió la palabra al Pbro. José Cartes, quien habló  a nombre de la Pastoral de la Salud.

Luego intervino el padre Pangrazzi, abordando conceptos como la humanización del duelo, las pérdidas y apegos que cruzan nuestra vida, el verdadero sentido de la esperanza y la transformación del dolor en amor, haciéndolo fecundo para cicatrizar las heridas. Al respecto, el sacerdote de la orden de San Camilo expresó que “tenemos esta sensibilidad, sabemos que una faceta importante de la vida es la muerte, que no la podemos olvidar, que la calidad de la vida depende muchas veces de nuestra apertura a interiorizar e integrar esa conciencia del morir, y acompañando a los demás que viven esta estación de la vida, se debe  ayudarlos a vivir de la manera más saludable la última etapa, no sólo desde el punto de vista médico, sino sobre todo desde el punto de vista humano, que no se sientan marginados, olvidados, sino que puedan expresarse y hacer las cosas que les ayudan a morir, a decir adiós, a expresar su voluntad”.

El expositor relató su experiencia ayudando a personas de distintos credos religiosos a preparar su despedida, reconociendo que esta es una práctica poco habitual en el mundo latino. “Poder preguntarle a alguien qué le gusta, tal vez se recuerda de la Biblia sólo porque el pastor busca la oveja perdida, entonces leemos el capítulo del buen pastor y reconstruimos cómo ha sido su vida, qué quiere transmitir a los demás en este rito, que es algo ecuménico, que le puede ayudar a decir adiós a los seres queridos. Es el último acto de cumplir la vida. No lo entregamos a los demás sino que la persona lo concluye por sí misma y yo soy un puente para realizar este deseo. Hacemos un ritual significativo que nos ayuda a concluir la experiencia en la tierra”.

La charla concluyó con preguntas de los asistentes y un cerrado aplauso de reconocimiento al padre Arnaldo. La reflexión final fue que “tenemos la tarea de ser compañeros de viaje de aquellas personas que se están acercando a la otra orilla. Pero acompañando a otros nos estamos preparando nosotros también, es una preparación enmascarada. Estamos ayudándonos ayudando a los demás. No hay que transformar la muerte en un drama, sino que puede ser una conclusión serena de una vida bien vivida”.

Instituto de Teología, jmd.
Mayo de 2011