Los desafíos y el talante espiritual del Papa Francisco

Publicado por el

Blog Académico

¿Cuáles son los desafíos del Papa Francisco? ¿Cuáles serán las claves de su Ministerio Petrino (Papado)? Estas son las preguntas recurrentes que la historia responderá. No obstante, pienso que hay, al menos, cuatro claves ligadas a cuatro nombres de grandes santos muy apreciados por él que nos sugieren líneas de acción y el talante con el que enfrentará su ministerio. Estos cuatro santos, evidentemente, manifiestan cuatro concreciones relacionadas para seguir a Jesucristo y para vivir el Evangelio siendo dócil al Espíritu Santo.

Como sucesor de Pedro, obispo de Roma y pastor universal, tendrá como principales tareas la evangelización y ser vínculo de unidad de la Iglesia. Probablemente promoverá la comunión entre todas las Iglesias particulares mediante un más marcado ejercicio de la colegialidad episcopal.

Como Francisco procurará que la permanente renovación y conversión de todas las mediaciones humanas de la Iglesia sean en fidelidad a Jesucristo, y la realizará promoviendo la sencillez transformadora y la frescura encantadora del Evangelio. Los pobres y excluidos serán su preocupación. Seguramente será un facilitador del diálogo con otras religiones y maneras de pensar, además de un permanente promotor de la paz, la justicia, la misericordia y la fraternidad, buscando hacerse prójimo de todos, sin olvidar el cuidado de la naturaleza.

Como José, hombre de Dios, dócil al Espíritu y que sabe mirar la realidad, será un servidor discreto que buscará que cada hombre se encuentre con Jesús. Probablemente será un gran promotor de la familia y abrirá caminos para el discernimiento del ministerio de la mujer en la Iglesia.

Como Ignacio buscará siempre en su ministerio la gloria de Dios mediante el compromiso con los hombres, el discernimiento espiritual guiará sus decisiones. Promoverá la justicia social, el diálogo entre la fe, la cultura y la ciencia. La credibilidad de la Iglesia mediante la sencillez y la cercanía, junto con la renovación como conversión permanente a Jesucristo y su Evangelio, parece que resumen los desafíos y el talante del Papa Francisco.

Dr. Patricio Merino Beas
Instituto de Teología UCSC